Pos boda en Lanzarote

Cuando leí Mararía, de Arozarena, hace ya muchos años, soñé con viajar a la isla de los volcanes algún día. He tenido la suerte de visitarla en varias ocasiones, pero hacerlo trabajando, llevando a cabo un reportaje pos boda en Lanzarote, ha sido una experiencia única. Como fotógrafo de bodas en Canarias, me siento privilegiado por disfrutar de unos entornos idílicos, variados y con un clima único.

Sin duda, Lanzarote es especial, mágica, diferente, como cada una de nuestras islas, pero compartir el día con Iraya y Moisés, y con su familia, fue un regalo mas que un trabajo, experiencias como estas son las que hay que vivir, no nos llevaremos otra cosa, sino las experiencias vividas.

 ¡Gracias!

“En Femés no hay gallos para cantar la madrugada; en Femés este oficio es para los perros, que perros sí que hay, delgados, asustadizos, con las orejas puntiagudas y más de cuatro garrapatas en el cuello. En Femés los perros son los amos porque son muy dueños de sus vidas, porque son los amos de sus amos, aunque de patadas, piedras y variscazos tengan el lomo más que satisfecho. Los perros en Femés son amigos de las moscas, a quienes nunca espantan por verdes que éstas sean. Los perros en el pueblo son los señores, porque si es verdad que no comen, también es verdad que no trabajan. Los hombres y los perros cuando se cruzan por los caminos se saludan interiormente con una reverencia porque ambos se saben guardadores de secretos especiales. Durante la noche los perros de Femés no ladran a la luna, porque la luna no es forastera en el pueblo, ya que la luna es de Femés y nació en lo alto del monte Tinazor en la fecha misma que nacieron ellos. Pero al alba es otra cosa. El alba en Femés comienza con un tono claro en el horizonte y un color azul frío como el acero. Es como si apareciese una espada o un largo pez luminoso. Entonces los perros salen de las casas, de los grandes patios donde han pasado la noche y se reúnen en la plaza, si plaza puede llamarse al llano de tierra apelmazada que hay frente a la iglesia. Desde allí ladran furiosos a la torre, que en esos instantes se vuelve negra y hasta más alta. Los perros ladran mirando hacia arriba, hacia el campanario. La gente del pueblo dice que los perros a esa hora confunden la torre de la iglesia con Mararía la bruja, porque ella tiene la silueta alta y oscura y los ojos le brillan como los bronces de las pequeñas campanas. Luego, todo vuelve a quedar en silencio.”

Mararía
Rafael Arozarena
lanzarote
Pos boda en Lanzarote
pos boda lanzarote
lanzarote fotos
pos boda lanzarote
pos boda canarias
pos boda lanzarote
fotografo lanzarote
lanzarote
pos boda libros
novia pos boda lanzarote
pos boda en lanzarote
pos boda libros
lanzarote
lanzarote orzola pos boda
pos boda rozola lanzarote
lanzarote posboda
pos boda canarias
fotos lanzarote
lanzarote pos boda fotos
pos boda en canarias
fotografo lanzarote
fotografo bodas lanzarote
foto teguise lanzarote
fotos de bodas
la geria lanzarote
boda la geria
pos boda la geria
la geria pos boda
lanzarote fotos
pos boda en canarias
pos boda en lanzarote
la geria foto pos boda
lanzarote fotografía bodas
teguise boda
teguise fotos de boda
pos boda teguise
pos boda salinas lanzarote
salinas lanzarote
pos boda lanzarote
pos boda atardecer lanzarote
lanzarote fotografo boda